Adelgazar cuando parece que todo está en tu contra

Cuando estaba en la Facultad era una chica con un buen tipo y seguramente riquiña, como decimos aquí. Yo realmente no me veía así, por esa época tenía más inseguridad con mi físico. Como estudié Filosofía, la estética que me gustaba era la que llamábamos “hippie”, llevaba mi ropa floja de colores y unas rastas perfectamente hechas. Me gustaba arreglarme (dentro de ese estilo desaliñado) y disfrutaba comprando ropa (desteñida y asimétrica jaja). Aunque yo perpetuamente creía que debía adelgazar más, me gustaba mucho verme bien. Tenía mis collares de conchas, mis pendientes enormes tipo étnicos y miles de pulseras de cuero. Todo debía ser perfecto dentro de ese estilo falsamente descuidado.

post18b

Yo con 24 añitos en Santiago de Compostela, año 2007 

Las cosas se pusieron feas después de terminar la carrera y no levanté cabeza hasta ahora. Diez años después, que estoy en proceso de hacerlo realmente.

Diez años me separan de esta fotografía. Pero lo que más me separa no son los años, si no una frustración laboral y personal muy grande que me dejó tocada.

Como muchos universitarios, mi objetivo era ser funcionaria. No veía otra salida, estaba claro: iba a ser profesora de Filosofía porque iba a esforzarme y conseguirlo. Así era yo, perseverante. Creía firmemente que si me esforzaba lograría todo lo que me propusiese. Me sentía segura de mi misma en este sentido. Los resultados son directamente proporcionales al esfuerzo realizado. Y tendría lo que mis padres consiguieron y viví toda mi vida como lo normal: una casa pagada, una segunda vivienda a medio pagar, dos coches y unas estupendas vacaciones (de profesor de la pública).

Cuando acabé la carrera, de golpe mi mundo se cayó. Por mucho que me esforzara no había nada que pudiera hacer: debido a la crisis no había oposiciones de Filosofía. Trabajé de todo lo que me iba saliendo, pero sentía un gran vacío, una gran frustración porque me sentí engañada. Mi gran principio no era verdad. No era cierto que si te esfuerzas consigues lo que quieres. Muchas veces no es así. Y ese era mi caso.

Los siguientes años dejé de vivir, tan solo sobreviví.

Un día de pronto, 8 años después me veo en el espejo y tomo consciencia. Me había abandonado totalmente. Prácticamente había duplicado mi peso. Me veía mal, me fatigaba por todo. Me apetecía tirarme en el sofá todo el rato, cosa que detesto: la pereza. No era por pereza, era por fatiga, pero odiaba sentir que me apetecía estar tirada (aunque no lo hiciese). Cuando me ví en el espejo ese día, hace dos años, me pregunté a mi misma: Sarai ¿Cómo llegaste a esto?. Yo antes me arreglaba y ahora iba con chándales viejos siempre, de cualquier manera (aunque limpia), y me avergonzaba de mi aspecto. Ni siquiera me sentía mujer. Solo hacía mi trabajo como madre y trabajadora y punto. Dejé de soñar, dejé de ilusionarme… era una simple autómata.

post18c

Yo en Junio de 2015, Vigo

Justo por aquella época estaba empezando a desarrollar mi proyecto, Wondermami. , que sería uno de los pilares de mi transformación. Hasta entonces trabajaba en la empresa de artes gráficas de mi marido, Ultreia Impresión, pero esto no ayudaba para nada a mi empoderación, no dejaba de ser su proyecto, no el mio. Fue justo por aquella época cuando con todo aparentemente en contra comencé mi cambio.

post18d

Junio de 2017, Vigo. Con 25kg menos que en la foto anterior

Si quieres saber cómo comenzó mi camino de empoderación personal no te pierdas el próximo post….

 

 

Anuncios

MI INESTABILIDAD Y YO

Es posible que desde fuera parezca que para llevar a cabo un proyecto como wondermami hay que ser una persona con mucha seguridad, constante y equilibrada.

Pues la verdad, no sé como serán otras personas con proyectos parecidos, a veces yo también me las imagino con una personalidad increíble, fuerza, luchadoras…. no lo sé… pero las imagino así.

Me gustaría compartir con vosotras que para tener un proyecto bonito e incluso ser algo ambiciosa, no debes pensar que tu no eres suficiente. Yo, por ejemplo soy una persona muy inestable. En ocasiones siento fuerza, es verdad, pero la mayoría de las veces pienso que soy muy pequeña.

Sueño con cosas, como con que wondermami funcione de verdad, y poder tener un local bonito, no tener miedo a meter dinero en stock (si, tengo mucho miedo a gastar), etc.

Pero cuando me veo no me siento como esas madres bonitas con las que colaboro en Instagram. Yo me siento como la pobretona jaja. Por mucho que quisiera yo no podría sacarme esas fotos tan chulas con esa ropa bonita. Me veo al espejo, a menudo con ropa desgastada, ese moño de madre perpetuo y me pregunto si es normal que haya tanta diferencia entre yo y esas mamis guapas con las que colaboro.

post17a

Y es que me parece que ellas son constantes, nunca dejan de publicar, suelen verse bien cada día, se cuidan… y yo sin embargo vivo en un caos continuo, voy llevando mi vida a empujones.

post17b

Y al final lo único que tengo es mi perseverancia, pues constancia diaria no logro tener, cada día mi estado de ánimo me marca el camino. Trabajo cada día con un estado de ánimo diferente y muchas veces con un nudo en el estómago, consecuencia psicológica de tiempos pasados muy duros. Y así es como consigo llevar mi pequeño proyecto, con cariño, muchas ideas y la clave: la perseverancia (aunque sea a empujones).

Pero para creer en ti misma no necesitas ser perfecta. ¡¡Tan solo luchadora!! Si tienes un proyecto, hazlo. Y si te da miedo, hazlo con miedo. Al menos eso me repito yo cada día.

Besazos mamis imperfectas!!!

Sarai

Un bebé Arco Iris

Hace aproximadamente un mes y medio, justo después de anunciar la ganadora de un sorteo, en medio de la emoción y los mensajes que no paran de llegar al facebook de wondermami en esos momentos, me llegó un mensaje diferente.

Era un mensaje de otro tipo. No era para preguntarme cosas sobre el sorteo…no…. era para proponerme una idea.

Quizá sea un poco idealista… quizá un poco ingenua o quizá simplemente me gusta creer en la magia. Pero la idea que me dio Susana me llegó al corazón, igual que si fuera un flechazo.

Y yo, a los flechazos los sigo ciegamente, porque creo que es una señal del corazón para indicarme el camino correcto. Si empiezo a anteponer la razón, la señal del corazón se verá distorsionada hasta desparecer poco a poco… y también poco a poco mi corazón desaparecerá.

 

post16c

Camiseta premamá Eres mi Arco Iris y body a juego

Susana, creo que pensó que yo no le haría mucho caso, o simplemente le daría largas. Pero no sabía aún que su idea me había llegado al alma, e igual que debió sentirse Arquímedes cuando exclamó su famoso “Eureka” , yo sentí “¡¡ Sii !!”, es justo la camiseta que me faltaba para darle a mi tienda ese significado más completo, para darle esencia, para completarla.

Ella, en su mensaje, me contó que había perdido un bebé, y que tras haberlo pasado muy mal, ahora estaba de nuevo embarazada. Me explicó sus sentimientos y me propuso que hiciera una camiseta especial para mamás como ella, que esperaban un Bebé Arco Iris, un bebé que viene después de la tormenta.

Yo ya conocía el término Bebé Arco Iris, sin embargo no se me había ocurrido hacer un diseño para los bebés Arco Iris, y cuando ella me lo dijo sentí como si me iluminara… jaja… me hace gracia, porque hubo un momento en el que ella me seguía explicando qué significaba y yo casi ni podía atender porque estaba en pleno momento iluminativo-creativo…. jajaja… Eso es a lo que yo llamo un flechazo en toda regla!!!

 

post16b

Body Soy tu Arcoiris

Desde ese momento me puse a preparar el diseño de la camiseta. Me llevó unas semanas, porque los diseños los pienso mucho, y las buenas ideas hay que dejarlas reposar también un poco.

post16f

Cuando lo tuve listo le avisé y ella tenía la intención de comprarla… que tierna…. y como me gusta guardar la emoción hasta el final… le dije que era un regalo!!!! Yo siempre pensé en regalársela, pero me guardé la sorpresa hasta ese momento jeje…

Se lo metí en un sobre bien dobladito y hasta me daba pena enviarlo (soy muy emotiva y a esa camiseta ya la quería un poco, era especial). Lo que Susana no sabía es que iba a enviarle también de regalo el body para su bebé Arco Iris, a juego con su camiseta de embarazada….

Y este es el resultado…. ¿Qué os parece?

post16e

Camiseta y body Bebé Arcoiris

Por cada camiseta de este modelo vendida donaremos 5€, y por cada body de este modelo donaremos 3€ a una Asociación que apoya a las familias en casos de pérdida perinatal y neonatal y da formación en centros de salud para que los profesionales aprendan a empatizar mejor con las familias que sufren esta pérdida. Me gustaría que supierais además, que 5€ y 3€ es mucho más que los beneficios íntegros, pues aún estoy en fase de inversión y los beneficios aún no los he visto.

Un saludo y gracias por confiar en mi!!

Sarai

 

CÓMO SE ME OCURRIÓ WONDERMAMI (II)

Como empezaba a contaros la semana pasada, un día llegó a nosotros una chica que quería hacer una marca de ropa. A nosotros nos vinieron muchas personas para hacer su propia marca. Pero ninguno como ella. Todos quedaron por el camino, menos ella. Mucha gente viene con buenas ideas, pero solo ella continúo hasta el final.

Ella empezó con poco, pedidos insignificantes, a cuenta gotas, incluso de 1 unidad. Pero pasó un año y ahí seguía. No suelen durar tanto. Y entonces sus pedidos ya no eran tan pequeños, pedía 30-40 camisetas cada mes. Y pasados unos meses más, pedía 100. Y no sabemos como pasó a pedir 500-600 prendas a la semana. Fue una locura. Trabajábamos como locos, y salían cientos de prendas impecables casi a diario.

post15b

Nuestro pequeño y sencillo taller

Y yo por primera vez me sentí realmente feliz en mi trabajo. Diseñaba sus camisetas, y me divertía un montón. Al principio me decía exactamente lo que quería, y al final confiaba tanto en mi que me dejaba inventar. Me sentí realmente bien con esto, pues ella siempre me hacía ver que le encantaba lo que hacía. Me desarrollé muchísimo como diseñadora, y también observé como ella iba creciendo. Ahí realmente nací yo como diseñadora. Yo no sabía que ella se convertiría en mi referente, cuando en un futuro naciese Wondermami.

¿Y cómo era ella? Absoluta e impresionantemente perseverante. Nunca, jamás se rindió. Yo no sé si ella lloró, que imagino que si, ni sé si ella sintió que todo lo que hacía no valía para nada, que imagino que también. Sobretodo cuando durante un año movía sus productos (sobretodo por Instagram) sin resultados. Pero como si de una bolsa de palomitas en el microondas se tratase, su negocio explosionó.

post15c

Imagen del taller cuando trabajábamos para ella

Qué fácil podría parecer desde fuera. Pero cuando en un año no obtienes beneficios y no conoces el futuro, lo más habitual es tirar la toalla. Y ella no lo hizo.

Pero no todo fue maravilloso. Ella no se portó bien con nosotros. Nos pidió muchas veces que dejásemos de trabajar para otros y lo hiciéramos solo para ella. Compramos muchas máquinas para darle servicio, y finalmente, marchó sin decirlo claramente. Y cuando marchó nos dejó un taller vacío y un montón de plazos para pagar las máquinas que cogimos. Desde ese momento y aún hasta hoy arrastramos deudas.

Pero no le guardo rencor. Se portó mal, pero yo he aprendido mucho con esto. Fuimos ingenuos, y las lecciones hay que aprenderlas.

Además ella me enseñó.

Me enseñó a creer en mis diseños. Me enseño a diseñar para personas. Me enseñó que crear una marca es posible. Y me enseño a perseguir mis sueños.

Me empujó a crear Wondermami.

Porque ahora ya sé que el truco está en seguir tu camino y nunca rendirse. Me enseñó a construir desde la nada.

¿Cómo le voy a guardar rencor a la persona que me hizo ver que puedo construirme a mi misma?. De todo corazón, gracias por cruzarte en mi camino, aunque como toda rosa, me pinchaste al cogerte.

 

 

 

Cómo se me ocurrió Wondermami

Hoy me gustaría hablaros de cómo nació Wondermami.

Yo llevaba un tiempo en casa, criando a mis hijas, y como ya os conté en alguna ocasión, aprendí a diseñar para hacerle cuentos a mis hijas. Hasta ese momento yo solo pensaba que en un futuro la crisis mejoraría y volvería a haber oposiciones de Filosofía y yo sería por fin profesora, que era mi sueño.

Estaba bastante frustrada, la verdad, porque hasta ese momento no veía otro futuro posible, y sin embargo, contradictoriamente, la realidad me estaba dejando entrever que ese futuro unidireccional nunca se iba a dar.

Como el papá imperfecto tenía montada la empresa de artes gráficas, y yo ya había aprendido a diseñar, empecé a dedicar unas horas a ayudarle, desde casa. Y cuando las niñas empezaron la guardería (como se llevan poco tiempo iban las dos a la guardería), comencé a ayudarle imprimiendo físicamente.

Por ese tiempo yo llevaba tiempo metida en el mundo de las mamás bloggeras, lo cual quiero decir que me ofreció compañía y consuelo durante mis largos años de soledad al inicio de mi maternidad.

post14

Este es uno de mis primeros diseños (nunca vió la luz)

Y ya de aquella soñaba con hacer camisetas sobre cosas de mamás, e incluso camisetas para premamás. Pero era un sueño lejano. Hice algún prototipo horroroso jaja… pero bueno, aún estaba empezando a desarrollarme como diseñadora jeje…

Entonces es cuando una chica de carácter extraordinariamente luchador llegó a nosotros. Lo dejó todo para crear su propia marca (si me disculpáis, no voy a decir quién es por discreción). Si bien es cierto que su situación económica era estable, no le quita ningún mérito la constancia con la que levantó su marca.

….continuará…..

 

 

Efectos colaterales de “dejarles hacer”

Lo primero que me gustaría decir es que no soy una super mamá que además de tener este super proyecto educa idealmente a sus hijas y hace recetas felizmente con ellas.

Ese hubiera sido mi ideal. Pero ahora que ya sabemos todas que la conciliación no existe, la realidad es mucho menos idílica.

No sé como lo recordaran mis hijas, quizá ellas si lo recuerden con cariño. Pero la imagen que tengo yo de mi maternidad y de mi vida es la imagen absoluta del caos. Siempre apurada, con la casa eternamente a medias, y algún grito en la boca permanente… del que permanentemente me siento culpable también.

Una vez dicho esto, os cuento. En la medida de lo posible siempre intento que mis hijas hagan las cosas. En realidad son ellas muchas veces las que me recuerdan qué tipo de crianza quería darles, porque yo con las prisas, siempre tiendo a hacerlo yo misma.

En este caso iba yo a hacer una tortilla de patatas, y Helena me dice que me quiere ayudar. Si soy sincera, cuando me lo dice, realmente lo que me apetece es terminar, pero siempre les dejo ayudarme un poquito.

post13c

Le doy los huevos y le digo que los rompa con las manitos casi dentro del bol, esperando que así no se le caiga nada.

post13b

Pero los niños son niños, y por mucho que se esfuercen, es más probable que se les caiga algo o estropeen algo, por la falta de experiencia.

Y al final sucede lo que tenía que suceder: a Helena le cayó un huevo.

post13a

Yo en mi cabeza, por una centésima de segundo, malhumorada, pienso: con la prisa que tengo, ahora tengo un trabajo más para limpiar…. Entonces es cuando ella me mira con carita de… “Upss…. mamá… lo siento…”. No dice nada, pero su carita lo dice todo. Entonces se me pasa mi mal humor, recuerdo que ella no tiene culpa de mi estrés… y le digo que no pasa nada, que tenga más cuidado la próxima vez.

Como bien dije antes, a los niños les falta esa experiencia. Y para adquirirla solo hay una manera: experimentando una y otra vez. Yo tengo la esperanza de que cuando tenga unos pocos años más, todo este cansancio mio se convierta en la ayuda que ella me pueda dar.

Además confío en que cuando sea adulta será una mujer mucho más capaz y con confianza en si misma, si le seguimos dejando hacer las cosas.

Es posible que aunque no estemos teniendo la maternidad que soñamos, inconscientemente si les estamos educando como siempre quisimos. Somos seguramente nosotras las que no nos sentimos satisfechas… pero es solo la adrenalina de la carrera. Cuando lleguemos a la meta veremos que todo nuestro trabajo ha valido la pena.

 

Todo imperfecto… menos mis hijas

Cuando yo era más jovencita me imaginaba un futuro idílico. Siempre fuí bastante perfeccionista y soñadora, así que hasta me hacía reconstrucciones mentales imaginándome cómo iba a ser todo.

Todo sería ideal. Con 30 años me imaginaba madre, guapa, bien vestida, con unos hijos perfectos, una casa genial, una pareja perfecta, dos coches, trabajo estable y bien pagado….

En fin… nada de esto que imaginaba fue así. De alguna manera me alegro que esa visión de un futuro idílico me empujase a superarme durante mis largos años de estudiante. Me motivaba pensando que acabaría la carrera, que tanto me costó, y mi recompensa sería la felicidad plena y la libertad.

Pensándolo bien…¡¡menos mal que no sabía que me esperarían muchos años de decepción tras decepción!! yo creo que habría tirado la toalla…. no me podía haber imaginado que tras los años de estudio vendría una crisis tan gorda y todo se pondría tan difícil. Al menos yo no me supe adaptar.

Siempre me consideré muy trabajadora así que fui varios años camarera en una cafetería chula. Y aunque el trabajo de camarera de desayunos me parecía bonito (me encanta tomar y hacer café…)… yo sufría mucho por haber creído toda mi vida que mi vida sería de otra manera. Toda mi familia son educadores, y yo iba en camino. Y cuando mi familia estaba de vacaciones, yo trabajaba, y cuando trabajaban, yo trabajaba más horas aún. Recuerdo casi llorar cuando (siendo muy jovencita) mi primer 24 de diciembre como camarera estaba trabajando de mañana. Ahora me parece un poco exagerado claro, soy “autónoma” y mi cuerpo está hecho a esto, ya que wondermami también es un proyecto muy exigente. Pero cuando nunca viviste esto en tu casa, lo llevas mal. Tuve que reeducarme, reeducarme en la toma de consciencia.

Mi vida al menos, a día de hoy sigue siento una pura imperfección si lo comparo con la imagen que tenía. No tengo la vajilla ideal, ni las alfombras que quiero, mi colchón está viejo… ser mamá es agotador….y tener una pareja por mucho que se quiera… no es tan fácil como en los cuentos de Disney.

Todo es una sombra de lo que quería.

Todo menos mis hijas.

Ellas son tan perfectas que superan todo lo que podía imaginar. Criarlas también da infinitamente más trabajo del que nunca imaginé, pero también dan más amor del que nunca soñé.

post12c

El baño siempre queda empapado tras sus juegos

Las veo y me quedo como tonta… siento que son las mejores del mundo y no entiendo como tengo tanta suerte de que ellas sean ellas. Es lo único perfecto en mi vida que da sentido al resto de mis imperfecciones.

post12b

Cualquier objeto puede ser susceptible de ser usado para sus juegos

Ahora entiendo de verdad la frase que siempre solía oír antes de ser madre: por los hijos todo vale la pena.

post12a

Los muñecos también deben aprender a usar el orinal

Por los hijos se lucha, aún cuando estás agotada, te levantas al día siguiente y continuas tu camino, porque no quieres fallarles, porque ellos se merecen la mejor versión de mi.

Por mis hijas yo quiero ser mejor persona, y por mis hijas no me atrevo a rendirme, porque ellas no se merecerían eso.

Porque ellas son el motor y la luz de mi vida.

Cómo aprendí a diseñar

Algunas personas me ven y seguramente piensan que llevo muchos años diseñando, que quizá aprendí en un centro de formación, etc….

Sin embargo no es así jeje. Yo de profesión estudié Filosofía en la Universidad de Santiago de Compostela, y estaba decidida a ser profesora de Secundaria. De hecho, ejercí de ello algún tiempo.

Sin embargo, cuando me quedé embarazada decidí dejar el trabajo de profesora, pues en el centro en el que estaba, las condiciones no eran buenas. Pensé que era más valioso mi tiempo para mi bebé. Ya volvería a trabajar de profesora más adelante.

Pero las cosas no siempre son como las esperas, y no volví a encontrar trabajo en un centro privado, y oposiciones de Filosofía no han vuelto a haber.

Yo necesitaba expresarme “filosóficamente”. Y mi hijita de año y medio ya podía empezar a aprender algunos conceptos, pensé. Evidentemente, conceptos traducidos a lenguaje de una niña muy pequeña.

 

cuento cada bebé con su teta

Pincha en la imagen y accede al cuento!!

 

Me pareció interesante escribirle un cuento, muy sencillo y conciso, sobre antropología sociocultural. Conocer al otro es conocerse a sí mismo. Y como yo le dí mucha tetita a mis hijas, pensé en hacer un cuento sobre los demás bebés mamíferos tomando la teta de su mamá.

Y quería ilustrarlo, pero no sabía diseñar. Así que hice los dibujos a mano y los escaneé. Mi marido, que es impresor de artes gráficas desde siempre, usaba un programa de diseño. Así que le hice un par de preguntas básicas y el resto lo fui aprendiendo sobre la marcha.

Dediqué muchas, pero muchas horas a hacer este cuento, por mi afán perfeccionista. Yo ahora no lo veo bien, claro está jaja. Pero en su momento fue el resultado de un gran esfuerzo, pues no sabía ni abrir el programa de diseño y conseguí aprender a usarlo solo con la ayuda de tutoriales de youtube. Nunca habría imaginado que algún día este cuento sería mi primera lección de diseño que me llevaría hacía mi nuevo proyecto: wondermami.

Le tengo mucho cariño a este cuento, ojalá os guste a vosotras también, pues lo quiero compartir con aquellas mamás y papás que lo vean bonito para enseñar a sus pequeños. Podéis imprimirlo si queréis, y ojalá un día pueda editarlo.

 

 

CONTRUYENDO UN SUEÑO (PARTE III)

Pues así andaba yo ayer, tan feliz, pintando mi suelo de color rosa.

Después de semanas intentando reformar la terraza que será mi oficina, mi espacio, mi lugar de inspiración, el corazoncito de Wondermami… por fin he comenzado a pintar el suelo (a ver si aguanta, que ese es otro tema jaja).

post 11

Por fin este suelo comienza a ser … Rosa!!!

Pintar mi suelo de rosa era pintar mi sueño de realidad.

Y aúnque fui paciente, porque lo primero era revestir y pintar las paredes, cablear, etc… la verdad es que hasta que viera ese suelo así no me lo iba a creer.

Y ayer comencé a pintar la primera capa de varias capas que haré. Además, después le voy a echar un barniz especial de suelos de terraza. Supuestamente aguanta, pero ya lo veremos. Al menos para este primer año estaré así. Si viera que se estropea mucho pondré suelo vinílico. Es más caro, y por eso no lo puse. Estamos con un montón de gastos y necesito encontrar el equilibrio entre lo que necesito y lo que puedo hacer.

Necesito un lugar para mi, inspirador, no podía seguir compartiendo oficina con la empresa de artes gráficas del papá imperfecto. Además necesito mi almacén, un lugar para sacar fotos chulas…. Wondermami quiere independizarse, porque quiere crecer y hacerse mayor jeje.

Si esto sigue a este ritmo, estrenaré lugar de trabajo a la vez que los niños estrenan curso, en Septiembre.

Os seguiré enseñando fotos, de hecho hasta tengo pensado hacer un vídeo, para que veáis bien como va quedando y que esto os sirva también a vosotras para animaros a construir vuestro sueño.

Hasta el próximo post!! Feliz fin de semana laaaargo!!!

 

Diseños pensados (de verdad) para niños

Una de las ideas esenciales que me llevaron a crear Wondermami es el diseño de camisetas pensadas para los niños. Y cuando digo pensados para niños no me refiero a que sean camisetas muy bonitas y alegres, que también.

Me refiero a que me gusta trasladarme a la mente de un niño y pensar qué camiseta haría el. Yo lo tengo fácil, la verdad, porque tengo una niña de 5 años muy curiosa, que directamente está creciendo en un taller de serigrafía e impresión digital y ella se expresa también en forma de “diseñadora”, me pide sus diseños, sus cositas, me pide camisetas a su gusto….

Podría no tomármelo en serio, pero por un lado, me lo tomo en serio porque me gusta verla feliz, y por otro lado me lo tomo en serio más allá. Yo la veía, con sus camisetas tan feliz…. y pensé…. si a ella le gusta…. a los demás niños también.

Mi labor como diseñadora era canalizar esos diseños a algo que también le pareciera bonito a la mamá.

Por ejemplo, la camiseta de emoticonos, fue idea de ella. Ella me dice un día: “Mami, quiero que me hagas una camiseta de caritas”. Y yo tuve una de mis (podéis reíros de mi frikismo si queréis) “revelaciones creativas”… Siiiiii….!!! Era una idea estupenda…. a los niños les gusta pero….. pero le faltaba el punto gracioso que le guste a las mamás y papás…. y era el toque de humor que tiene al simular una conversación de whatsapp real.

pedidos ultreia 2015_curvas

Ese era el punto: Diseñada para niños y ¡¡adaptada para que a los mayores también nos guste!!.

Los niños, potencial puro de creatividad… si les escuchamos un poco podemos romper muchas barreras mentales creadas cuando nos fuimos haciendo mayores…. camiseta de emoticonos… ¿Porqué no?